Cómo fue para Luján vivir en Perpignan, Francia

vivir en Perpignan francia
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram

Esta vez, Vivir Afuera se comunicó con Luján. Esta joven estudiante se animó a preparar sus maletas y volar hacia una nueva aventura: vivir en Perpignan, Francia. 

¿Querés conocer más de su historia viajera? Luján nos cuenta cómo surgió la idea de emigrar, qué trámites fueron los más complejos y cómo era su vida en esta ciudad del país del romance. 

En enero del 2019, me subí a un avión sin pasaje de vuelta y emigré para vivir en Perpignan, una ciudad del sur de Francia. Un año y medio después, era agosto del 2020. En plena pandemia viajé nuevamente y me instalé en la ciudad de París.

Hacía ya varios años que venía pensando y planeando diferentes opciones para emigrar. En mi caso, tenía dos destinos en la mira: Francia y Lituania. La elección de Francia fue sencilla: tenía resuelto el alojamiento. Tengo la suerte de tener familia viviendo allí. Mis tíos y mis primas me podían recibir en su casa, por lo que me pareció la mejor opción comenzar mi aventura en Francia. Aunque el viaje ya estaba en mi cabeza, la idea se concretó solo tres meses antes de viajar. Por fin me animé a dar este gran paso de irme sola a otro país totalmente distinto al mío y me fui lista para vivir en Perpignan.

¿Qué trámites hiciste para vivir en Perpignan, Francia?

Por suerte, como tengo doble nacionalidad con pasaporte europeo, el tema de los papeles antes de mudarme no fue muy difícil. Lo único que me costó a nivel de trámites y que realmente lleva un poco más de tiempo fue sacar la seguridad social francesa. Para obtenerla son requeridos muchos documentos y pasos previos. Hay que tener una cuenta de banco francesa y traducir toda otra serie de documentos al francés. 

La burocracia francesa es muy complicada. Hay mucho papel y mucha carta. Mientras más documentos y comprobantes tengas, mejor. Si la persona que se va a mudar tiene a alguien que ya lo haya hecho, como fue mi caso, que le pueda explicar qué es lo que tiene que hacer y cómo proceder, mejor. Además, nunca es mala idea traducir o certificar copias con anticipación en el país de origen. 

¿Cómo es la vida en Perpignan?

La ciudad de Perpignan no es demasiado grande, tiene menos de 150 mil habitantes. Se encuentra cercana a la frontera con España y está pegada al mar Mediterráneo.

Vivir en Perpignan era barato, sobre todo si comparo la vida allí a la vida en las grandes ciudades francesas como París o Marsella. El transporte por la ciudad costaba 20 euros al mes con el descuento para estudiantes y 25 euros al mes para otros pasajeros. Vivir en Perpignan significaba que la activida del día a día empezaba a las seis de la mañana y terminar a las siete de la tarde. Por supuesto, los fines de semana eran la excepción a la regla y los horarios de la vida urbana eran menos rígidos.

En mis meses allí, hice un curso de francés en la Universidad de Perpignan. Por día, estudiaba entre seis y ocho horas de idioma. En mi grupo de francés había estudiantes de todas partes del globo. Éramos una mezcla de españoles, japoneses, vietnamitas, árabes, latinoamericanos y gringos. Incluso había una chica de Uzbekistán y varios compañeros eran de Kazajistán. Fue una gran oportunidad para conocer, además de la cultura francesa, personas y costumbres de diferentes lugares del mundo.

vivir en perpignan
¡Mi grupo de francés en la Universidad de Perpignan!

Además del curso de francés, me anoté en Pole-Emploi. Es una agencia gubernamental donde las personas en búsqueda laboral pueden registrarse. Allí, te organizan entrevistas de trabajo que coincidan con tu perfil y te dan un consejero que te ayuda a conseguir un trabajo que cumpla con los requisitos que uno busca (horas, salario, etc). Todo esto en el menor tiempo posible.

Por ser menor de 25 años, también estaba inscripta en la Maison Locale de Jeunesse. Allí te asignan un consejero que te hace un seguimiento y te ofrece distintas ayudas del estado para pagar el alquiler o cubrir otro tipo de gastos básicos. En mi caso, por ser estudiante sin ingresos recibía una ayuda mensual para comprar alimentos.

Me sorprendió gratamente la bondad de los franceses, o por lo menos de los que yo conocí al vivir en Perpignan. Un mito que confirmé es que si uno no habla francés es muy probable que no se pueda comunicar porque no hacen mucho esfuerzo por hablar otro idioma. De todas formas, creo que estando en Francia (y siendo yo una persona que se instaló por más tiempo que un turista normal) es entendible que quieran que uno hable su idioma.

¿Visitaste otros destinos?

Por supuesto, no me quedé sin la oportunidad de hacer lo que cualquier viajero en Europa haría: aprovechar las cortas distancias entre país y país. En mi viaje, hice escapadas a diferentes destinos europeos. Entre ellos, Italia, España, Lituania, Letonia, Andorra y Gales. También me tomé días libres de mis estudios para conocer un poco más al país en el que vivía. Entre otras ciudades francesas, visité Montpellier, Avignon, Collioure y Carcassonne.  

Conocer París en épocas de COVID-19 fue sin dudas una experiencia atípica, pero también debo destacar que tuvo una ventaja: no había turistas. La mayoría de los puntos parisinos que suelen estar repletos de personas de todo el mundo estaban prácticamente vacíos y se podían recorrer sin inconvenientes, al menos en sus secciones al aire libre. Entre ellos, visité el Louvre y Disneyland París.

vivir en Perpignan
Visité Disneyland París durante el 2020, ¡y estaba prácticamente vacío!

Si me preguntan qué extraño de vivir en Perpignan, diría que el sabor (¡y el aroma!) de un pain au chocolat o una baguette recién horneada. Pero también quisiera poder volver a simplemente tomarme un colectivo y en solo diez minutos llegar a las hermosas playas del mar Mediterráneo. 

Definitivamente volvería a hacer todo mi viaje de nuevo y volvería a emigrar a Perpignan, pero esta vez con todos los documentos ya traducidos y una buena base de francés para tener unos primeros meses más cómodos.

Autor

Barbie Castoldi

De Bahía Blanca, Argentina. Buscadora serial de similitudes y diferencias entre cultural. Interesada por descubrir destinos y degustar sus mejores postres veganos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Veterinaria

Estudia Veterinaria en Valencia

Sí permite trabajar
Periodista leyendo un papel y resaltando lo importante

Estudia Periodismo en Valencia

Sí permite trabajar
Química escribiendo en un anotador

Estudia Químico Farmacéutico en Valencia

Sí permite trabajar
fisioterapeuta

Estudia para Fisioterapeuta en Valencia

Sí permite trabajar